Plaza Sagrada en Machu Picchu

InicioConsejosPlaza Sagrada Machu Picchu

2016 Boletos Machu PicchuDejando la cima y yendo hacia el sur, luego de descender varios escalones, se ingresa a una terraza bastante lisa, a lo que se denomina Plaza Sagrada, tal vez porque no pudieron encontrar un mejor nombre, y posiblemente se denomina así ya que en dos de sus lados de maneras opuestas se encuentran los templos más importantes de la ciudad de piedra, para acceder a este lugar, se pasa frente a un peñasco ubicado a la izquierda del recorrido, su forma simula una gigantesca almeja, siguiendo la dirección de la cima, se pueden apreciar siete escalones, tallados en un mismo bloque de granito, y desde la parte alta de la misma, obtendrá una vista magnifica, en la parte superior cuenta con una plataforma con piedras incrustadas, dicha plataforma, puede sostener sin problemas a tres o cuatro personas, que deseen saludar al sol naciente.

plaza sagrada Machu Picchu
Plaza Sagrada Machu Picchu

Al norte del peñasco, se encuentran los muros de pequeña edificación de diez o quince pies de diámetro, construidos con la mayor maestría, por los constructores del Imperio, con bloques de granito blanco, escogidos con el mayor cuidado, varios de ellos aparentemente rectangulares, los más grandes de forma poligonal, pero todos encajados a la perfección, sin ningún tipo de fragua o pegamento.

La hilera más baja, está formada por bloques particularmente finos y bastante largos, a la izquierda de su puerta, a medida que vaya entrando, se dará cuenta que la mitad más baja, del muro frontal, es un solo bloque de granito, y en varios puntos de esta edificación, encontrará partes que parecen hacer alarde, de cierto tipo de capricho y lúdico ingenio.

El rincón tallado en una sola pieza enorme de granito, que a su vez forma una parte pequeña de la pared exterior; el palacio de Inca Roca en el Cusco, tiene una piedra que los españoles hicieron famosa por tener doce ángulos, esta piedra tiene treinta y dos.

Esta pequeña edificación presenta otro detalle insólito, una especie de sofá o taburete de piedra, ubicado al lado opuesto de la puerta, que abarca la extensión completa de lado a lado, armado con bloques finamente cortados. Algunos, al verla por primera vez, se llevan la impresión, de que posiblemente esta haya sido la casa de un sumo sacerdote, pero estudios posteriores determinaron que se trataría de un mausoleo real, para cadáveres momificados de Emperadores Incas.

El edificio en su interior, está forrado por nichos idénticamente tallados, se puede apreciar, que toda la estructura fue trabajada buscando rodear la perfección; otras edificaciones andinas pueden igualarla en belleza, pero ninguna la supera. Prueba fehaciente de que Machu Picchu, es uno de los más bellos santuarios construidos por los Incas, jamás superado por algún otro pueblo antiguo de Sudamérica.

Es relevante que esta hermosa edificación, este al pie, de la escalera que sube hasta el Intihuatana, y que coincidentemente sea adyacente al templo principal. La religión Incaica que adoraba al dios Sol (Inti) está unida estrictamente, a la realeza del imperio, por lo tanto, los sacerdotes del sol debieron ser, los más favorecidos. Motivo por el cual, no debería sorprendernos que las escaleras que conducen al Intihuatana, sean las de mejor factura en toda la ciudad Inca, con peldaños de cuatro pies de ancho, siendo cada uno por separado, un bloque solido de granito.

Al norte de este mausoleo, corre la vertiente del rio Urubamba, en medio de un hermoso valle, cuatrocientos metros abajo. De esto podrá deducir, que sin duda alguna, los constructores del Imperio de los Incas, tenían gran conocimiento de la simetría.

Al lado sur de la plaza, se encuentra, un edificio rectangular, hecho de pequeñas piedras toscamente terminado, apiladas como adobes, con dos puertas y sin ventanas, y aunque fue una residencia importante, todo indica que les tomo meses o solo semanas, a los incas construirla. Posiblemente construida después de la huida de Manco Capac del Cusco. Época en la que este santuario, tuvo que agrandarse, para recibir a funcionarios, sacerdotes y mujeres escogidas, que huían de Pizarro.

En el extremo oriental de la plaza, están los restos del Templo de las tres ventanas, con muros como los del templo principal, constituida por tres lados, con el cuarto, abierto a la plaza, y un único pilar monolítico, destinado a soportar el techo de la estructura. Esta de más decir que al verla en directo, le ofrecerá una gran experiencia, en su viaje a Machu Picchu.        

 

Por Boleto Machu Picchu – Ultima actualización, 23-12-2015

 



Chat now