Los Dioses Incas

InicioConsejosDioses Incas

2016 Boletos Machu PicchuEl ámbito religioso en la Civilización Inca, estuvo básicamente formado por las mismas deidades que las culturas que la antecedieron, sufriendo pequeñas variaciones en aspecto y denominaciones. Chavín, Caral hasta Huari e Inca, pasando por Nasca y Mochica, el dios del agua ha sido la máxima deidad de la vida en el mundo andino.

Huiracocha, Kon, Ai Apaec, Illapa, son solo nombres para el gran dios dador de la vida que ordena las lluvias y hace posible la agricultura. El historiador Kauffmann D. los llama "dioses del sustento" en alusión a su intervención en la obtención de alimentos. 

dioses inca Machu Picchu
Pago a la tierra – Legado de los incas

Huiracocha (El Agua) y la Pachamama (Madre Tierra)

Más que a los dioses hacedores de la tierra, los incas adoraban a los que les proveían alimentos, de ahí la pareja divina de la Cosmovisión Andina, conformada por Huiracocha (el agua) y la Pachamama (madre tierra). El dios del agua fertilizaba a la Pachamama. De quebrantarse este equilibrio, la Pachamama dejaría de producir y sobrevendría la escases y con ella el hambre.

Junto a esta pareja encargada de fertilizar la tierra, aparecen el Inti, dios Sol, dador de luz y aquel que permitía leer las estaciones y el clima, además crea los ciclo agrícolas; Illapa, dios del rayo otra versión del dios del agua de origen panandino; denominado también libiac, qhoa, el felino alado que servía a Huiracocha, entre otros dioses menores.

 

La formación de lugares sagrados: cerros y lagunas

A lo largo de la cultura Inca, se dio una suerte de tradición de peregrinaje. Los centros organizadores del espacio andino, eran símbolos sagrados, lugares donde las personas se concentraban para rendir culto, a sus dioses, aceptando el dominio de los representantes de los poderes sobrenaturales, en la tierra. Huiracocha creaba cochas y lagunas, era fuente inagotable de vida.

Los apus eran considerados divinidades masculinas. A estos les rendían culto, desde las unidades domesticas más pequeñas, hasta las más altas elites de la sociedad Inca, y otros reinos y señoríos.

La llegada de los españoles, vino con la imposición de la religión occidental, la cual hicieron suya, mezclándolas con sus costumbres ancestrales, de manera que fueran visiblemente aceptables para los invasores de occidente.

 

Legado Cultural

Peregrinaje y memoria

Se tiene registro de muchas formas en la que los incas demostraban su devoción, entre ellas, la de las imágenes andantes. Peregrinos que visitaban los orígenes de su devoción. Y las peregrinaciones imaginarias en los santuarios ubicados en lugares especiales del territorio. Estos son los antecedentes materiales y espirituales que han dado lugar a las costumbres religiosas contemporáneas. El peregrino devoto, que caminando sobre esta tierra y su historia, la hizo parte de la memoria de un país.

Prueba de esto, la pueden dar las actuales peregrinaciones, que son una mezcla, con influencia tanto de la cultura occidental de los invasores españoles, como de la ancestral cultura Inca. Tales como La Candelaria, La virgen del Carmen, la virgen de Guadalupe, la virgen de Cocharcas y muchos otros. Que se formaron de cristos caminantes sobre montañas sagradas.

Comercio de bienes y sentimientos

La devoción está asociada a los intercambios de bienes y sentimientos. En las inmediaciones de Maras, al frente del nevado Chicon, existe una solitaria iglesia, que cada año atrae a miles de peregrinos y viajeros que se reúnen, el 17 de Agosto, para intercambiar productos (trueque), rezar y bailar, todo esto acompañado de una enorme devoción popular, tradición presente desde hace siglos.

 

Por Boleto Machu Picchu – Ultima actualización, 31-10-2015

 



Chat now