Las Ofrendas Incas

InicioConsejosOfrendas Incas

2016 Boletos Machu PicchuLos Incas estuvieron muy desarrollados en muchos aspectos, como ya sabemos eran grandes ingenieros, tuvieron grandes avances en su comunicación con el empleo del quipu, también poseyeron una gran economía basada en una avanzada agricultura desarrollada en andenes. Esta formidable forma de agricultura, mantuvo a un Imperio compuesto por unos 20 millones de personas, donde las personas comunes producían las tierras pertenecientes al estado gobernado por el inca y la realeza (familia del Inca), repartida en todas las ciudades del Tahuantinsuyo, gobernadas desde la ciudad de Cusco (capital del imperio).

En la Sociedad Inca se veneraban a muchos dioses, por lo que se realizaban muchos tipos de ofrendas, entre estas, las ofrendas al sol, a la tierra, al agua, a la luna, a las estrellas, al fuego, al viento, etc. Esta estupenda estructura social repercutía en la religión, ya que veneraban a los elementos naturales que esta civilización asociaba a la agricultura. El estado potenciaba sus creencias religiosas, organizando numerosas ceremonias donde el pueblo ofrecía “de manera voluntaria” regalos a sus dioses.

Tanto para los incas como para el actual hombre andino, las ofrendas tienen un sentido de reconciliación con las fuerzas espirituales con el fin de evitar desgracias, y pedir favores de la naturaleza. 

ofrendas inca Machu Picchu
Escenificación de culto al Dios Sol

Ofrenda a la Pachamama

La ofrendas a la Madre Tierra o Pachamama tienen su origen en el imperio de los incas y es practicada en la actualidad especialmente en comunidades andinas. Se trata de una ofrenda simbólica en que el hombre devuelve a la Tierra (Pachamama) lo que ha sacado de ella. El fin primordial es el agradecimiento y la reciprocidad entre el ser humano y la naturaleza. Con esta ofrenda el hombre andino pide a la tierra (Pachamama), permiso a la para abrirla y devolverle algo de sus frutos. Estos rituales también son destinados a los Apus (espíritu de las montañas sagradas) El Apu simboliza al masculino mientras la naturaleza y la pachamama simbolizan al femenino. En la cosmovisión Inca la ofrenda es un acto de reciprocidad, es la realización de la justicia universal y cósmica que ayuda al equilibrio natural.

La Capacocha

Se dice que el rito de Capacocha tenía el fin de mantener "el orden cósmico" en circunstancias difíciles para el imperio Inca. Estas circunstancias abarcaban la muerte del emperador, la fertilidad para la siembra, abundancia de las cosechas o un desastre natural. La ceremonia se llevaba a cabo en lugares ceremoniales, adoratorios o huacas localizadas por todo el Tahuantinsuyo; eran espacios sagrados donde los incas se conectaban con sus ancestros. Sin embargo otros estudios revelan algunos sacrificios fueron utilizados como advertencias para los pueblos que invadían.

De los cuatro suyos del Imperio eran enviados niños y niñas al Cusco, elegidos por su belleza y perfección física (libre de defectos), generalmente hijos de caciques. Los niños eran símbolos de pureza ante los dioses, las niñas eran criadas en la Casa de las Vírgenes del Sol (Acllahuasi), donde vivían desde los ochos años de edad hasta el momento del sacrificio. Una vez en Cusco, adoraban al Sol, al Rayo y a las momias de la dinastía real que eran las deidades principales. Los elegidos para la ofrenda subían lentamente a los lugares sagrados (como Machu Picchu). La criatura usaba su mejor vestimenta, le daban de beber chicha (licor de maíz), y una vez dormida era depositada en un pozo bajo la tierra, junto a un rico ajuar. Según la creencia Inca, los niños ofrendados no morían, sino que pasaban a otra vida donde podían reunirse con sus antepasados y cuidar de aquellos que todavía se encontraban en la tierra.

Consideraban a los niños seres purificadores de las tumbas, y daban gran valor a los “niños ofrenda”. Sin embargo, la mayoría de las familias preferían no entregar sus hijos al Estado.

Sitios Capacocha

Hasta la Fecha se han identificado arqueológicamente aproximadamente 35 entierros, asociados a esta práctica Inca, dentro de las montañas de los Andes y a lo largo de todo el territorio que fue ocupado por este inmenso imperio. Estos son algunos de ellos.

  • La niña de Tanta Carhua, en Cusco, Perú.
  • El niño del cerro el plomo, en Santiago de Chile.
  • Los niños de Salta, en la cumbre del Volcán Llullaillaco, en Salta Argentina (noreste de Argentina, frontera con Chile).
  • La momia "Juanita" (la dama de Ampato), nevado Ampato, en Arequipa, Perú.

 

Por Boleto Machu Picchu – Ultima actualización, 16-12-2015

 



Chat now