Historia de Machu Picchu

InicioConsejosHistoria Machu Picchu

2016 Boletos Machu Picchu El imperio de los incas, se estableció en Cusco, por el año 1,200 D.C. Su origen se da en relación a dos famosas leyendas; una es la leyenda de Manco Cápac y Mama Ocllo, y la otra es la leyenda de los Hermanos Ayar. En ambos casos las leyendas señalan a Manco Cápac como fundador y primer gobernador del imperio. Pero fue hasta la época de Pachacútec, que el imperio lograría su mayor expansión y poderío, llegando a abarcar casi 2 millones de km2 y fue precisamente durante este tiempo, que se construiría la Ciudad Inca de Machu Picchu.

La llegada de los conquistadores españoles ocasionaría la caída del imperio, momento en el cual la ciudad inca habría sido abandonada, cuando aún faltaba ser terminada, y aunque algunas personas dicen que los españoles conocían de la existencia de Machu Picchu, posiblemente nunca pudieron encontrarla. Lo cierto seria que la ubicación, solo sería conocida por los habitantes locales, hasta el momento de su descubrimiento, el año de 1911, cuando Hiram Bingham con la ayuda de la universidad de Yale, la National Geographic Society y el gobierno Peruano, la dio a conocer al mundo entero. Bingham inicio los trabajos de excavación en la zona, desde el año 1912 hasta 1915, tiempo en el que se removió la espesa vegetación que cubría gran parte del hallazgo, se descubrieron numerosos nichos de habitantes de la ciudad.

Machu Picchu se convirtió en el destino turístico preferido en Perú y uno de los más importantes del planeta. Siendo declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la humanidad. También votado por millones de personas de todos los continentes, para ser elegida como una de las Siete Maravillas del Mundo moderno; Machu Picchu es sin lugar a dudas, el mayor patrimonio dejado por la civilización inca.

Época Incaica
Motivo de su Construcción
Época Colonial y Republicana
Redescubrimiento
Incendio en Templo del Sol
¿Por qué Pachacutec construyo Machu Picchu en este lugar?

 

Época Incaica

Antes de que Machu Picchu fuera construida, esta zona estaba habitada por poblaciones de zonas aledañas como Vilcabamba y el Valle Sagrado, que buscaban expandirse. Pero tras la expansión del poder Inca, estos pasaron a formar parte del creciente Imperio del Tahuantinsuyo.

Los estudios coinciden que Machu Picchu fue construida a mediados del siglo XV, bajo el gobierno del emperador Pachacútec, principal responsable de la expansión Inca y de su transformación de un simple señorío al magnífico imperio que en la actualidad sabemos que fue.

Según fuentes históricas, durante el mandato de Wiracocha, el señorío de los Incas, era constantemente amenazado, por sus vecinos de occidente, los Chancas; ante la posibilidad de una invasión, Wiracocha, junto a su heredero Inca Urco, huyeron de la ciudad abandonando a su pueblo a merced de los invasores, Cusi Yupanqui, también hijo Wiracocha, decidió luchar contra los Chancas, haciendo alianzas con las etnias locales, de esta forma lograría derrotarlos, salvando así, el Imperio Inca. La victoria, contra los Chancas hizo que el Inca Wiracocha lo reconociera como sucesor al trono. Fue así como Cusi Yupanqui tomó las riendas del que en poco tiempo se convertiría en un imperio de aproximadamente 2 millones de m2. Pasó a cambiar su nombre por el de Pachacútec Yupanqui Cápac Intichuri que traducido al español significa hijo del Sol que cambia el rumbo de la tierra. Con Pachacútec al mando, el dominio Inca dejo de ser un señorío para expandirse rápidamente y convertirse en el grandioso imperio del cual tenemos registro. Este tiempo de prosperidad, permitió la construcción de obras magnificas, siendo la más importante la Ciudad Inca de Machu Picchu.

 

Motivo de su construcción

En un primer momento se creía que Machu Picchu fue construida con el fin de servir como; fortaleza militar o incluso como una residencia de descanso para Pachacútec; ambas hipótesis que fueron tomadas como ciertas, perdieron peso con el pasar del tiempo. Estudios exhaustivos, llevados a cabo, por algunos de los mejores especialistas, han dado a conocer que Machu Picchu fue usado como lugar de culto, un santuario religioso. Otras especulaciones apuntan a que sirvió como monasterio, donde eran preparadas las niñas que servirían al Inca y al Sumo Sacerdote, ya que de los 135 cuerpos encontrados, 109 resultaron pertenecer a mujeres. Aunque no se descarta su uso como palacio.

Se cree que Machu Picchu tuvo entre 300 a 1000 habitantes, durante su época de esplendor. El estudio de la sociedad inca, indica que la mano de obra para el cultivo en la ciudad, habría estado formada por las personas dominadas (llamados mitimaes), procedentes de distintas partes del imperio.

 

Época colonial y republicana

Las investigaciones revelan que este centro urbano fue abandonado entre los años 1,534 y 1,570, período de resistencia Inca. La invasión española que afrontaba el imperio Inca, habría sido aprovechada por los colonos o mitimaes quienes aprovecharon la crisis para huir rumbo a sus pueblos de origen.

No hay ninguna prueba que indique que los españoles habrían logrado llegar a Machu Picchu o que conocieran de su existencia, esto se sostiene, dado que los cronistas españoles jamás mencionaron la ciudad en sus escritos, por lo que se puede concluir que nunca llegaron a conocerla. Sin embargo otros estudios sostienen todo lo contrario, basándose en estudios que evidencian que los españoles habrían utilizado la ciudad, como escenario principal, para extirpar la religión andina, se hallaron rastros de incendios en algunas estructuras. Al parecer los extirpadores de idolatrías, saquearon los tesoros que se encontraban en Machu Picchu.

Otro hecho que refuerza esta teoría, es que entre la evidencia encontrada por Bingham y su equipo, en algunas tumbas excavadas, se hallaron objetos pertenecientes a una etapa posterior a la de los incas, tales como un cuchillo de hierro oxidado, un hueso de vaca, pepas de durazno y los restos de una cuenta de vidrio verde. Aunque es necesario mencionar, que estos objetos no fueron encontrados por arqueólogos, lo que le resta cierta validez a los hallazgos.

Conociesen Machu Picchu o no, queda claro que los españoles no le dieron la importancia merecida a la ciudad en el pasado, puesto que, no se encontraron construcciones en sus cercanías. Lo que ocasionó que de manera paulatina el lugar fuera olvidado por los conquistadores españoles, pero no por los habitantes locales.

Es posible que arqueólogos e historiadores famosos, hayan visitado el lugar durante la era republicana, pero no habrían advertido la presencia de la antigua ciudad inca, este sería el caso de Antonio Raimodi, afamado investigador, geógrafo, escritor y catedrático. Algunas fuentes indicarían que en 1867, las ruinas fueron visitadas por el alemán Augusto Berns, un aventurero que sería el verdadero “descubridor” de la antigua Ciudad de los Incas.

 

Redescubrimiento

Si bien, este se le atribuye al estadounidense Hiram Bingham, otras fuentes indican que Agustín Lizárraga, arrendatario de origen cusqueño, habría llegado a la Ciudad nueve años antes que su descubridor oficial. Se dice que, Lizárraga dejo una inscripción en uno de los muros del Templo de las Tres Ventanas. Dicha inscripción habría sido documentada por el propio Bingham, y posteriormente borrada.

La historia de Lizárraga y sus visitas a las antiguas ruinas incas, llamaron la atención de Hiram Bingham, que se encontraba investigando los últimos reductos incas en la zona. Al oír estos rumores, Bingham iniciaría la búsqueda, en compañía del arrendatario cusqueño Melchor Arriaga, y de un sargento de la guardia civil peruana llegando a Machu Picchu, en julio de 1911. En el lugar se encontraría a dos familias, los Recharte y los Álvarez, establecidas al sur de las ruinas. Finalmente un niño de los Recharte seria quien guió a Bingham la ciudad de piedra, cubierta por una espesa vegetación.

Suponemos que Bingham entendió de inmediato el enorme valor histórico de su hallazgo, por lo que solicito apoyo y auspicios de la Universidad de Yale, la National Geographic Society y el gobierno peruano, de esta manera se iniciaron los estudios  del sitio arqueológico. Llevados a cabo desde 1912 por tres años. Periodo en que se logró despejar la maleza que infestaba la ciudad inca.

En 1913, National Geographic publicó en una de las ediciones de su revista, un extenso artículo de Machu Picchu, y los trabajos que ahí se llevaban a cabo, dando así a conocer la ciudad perdida al mundo entero. Con el pasar de los años, la Ciudad de Machu Picchu iría creciendo, adquiriendo importancia turística a nivel nacional y luego a nivel internacional, lo que la hizo acreedora al título de Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, en el año 1983. Y el 7 de julio de 2007, luego de una votación en internet, por parte de millones de personas de todo el mundo, Machu Picchu fue declarada una de las siete maravillas del mundo moderno.

 

Incendio en el Templo del Sol

Si bien los españoles sabían de la existencia de Piccho (Machu Picchu), no parecen haberla visitado, o quizás solo ocasionalmente. En 1570 unos religiosos agustinos, autorizados por el inca rebelde Titu Cusi Yupanqui, entraron a evangelizar la ciudad; es posible que hayan sido los responsables del incendio del Templo del Sol. Sin embargo se sabe que 8 años antes los incas de Vilcabamba habrían asediado e incendiado la ciudad, por lo que las piedras de granito del Templo del Sol aun muestran las grietas causadas por el intenso calor.

Para el año de 1540 es muy probable que quedaran muy pocos ocupantes a cargo de su mantenimiento y cuidado, pero no estuvo despoblada totalmente, pues era una población tributaria de la encomienda de Ollantaytambo, asignada a Hernando Pizarro. Los españoles no la visitaron aunque sabían de su existencia, ya que los tributos no eran cobrados en la propia ciudad sino que eran llevados por los indígenas a Ollantaytambo. Un español llamado Xuares poseía una hacienda en Quente, seguramente conoció la ubicación del poblado de Picchu. En 1562 los incas de Vilcabamba comandados por Titu Cusi Yupanqui realizan una incursión en el valle de Amaybamba y en Picchu, asediando, incendiando y asolando las casas de los pobladores, tomando además 80 presos (entre varones y mujeres) y matando a otros dos.

El año de 1565 Rodríguez de Figueroa entro en negociaciones con el Inca rebelde Tito Cusi Yupanqui. Antes de ingresar en el valle de Vilcabamba, paso la noche cerca del puente de Chuquichaca (Chaullay), desde este punto el camino se dividía en dos hacia Vitcos y hacia Piccho, considerado la tierra de la paz (zona libre de incas rebeldes). Registros escritos de la época de la colonia, hacen posible saber incluso el nombre del curaca encargado de Piccho en esa época, se trataba de un indígena llamado Juan Chaico. El inca rebelde Titu Cusi Yupanqui, aprovechando un buen momento con los frailes agustinos, asentados en Vilcabamba, autorizó a dicha orden, fuesen a evangelizar a Piccho. Probablemente considerada ciudad traidora, porque los españoles la consideraban “tierra de paz”, además que estaba bastante debilitada por el incendio del que había sido objeto.

Según Lumbreras, los “extirpadores de idolatrías” serían los responsables del incendio del Templo del Sol. Algo parecido se les atribuye a los agustinos fray Diego Ortiz y fray Marcos García, quienes habrían incendiado el santuario de Chuquipalpa y Vitcos. Sin embargo, es posible que la quema del Templo del Sol fuera llevada a cabo por los incas de Vilcabamba, hecho documentado el año de 1562; sea cual sea el caso dos años después de la misión Agustina en 1572, fue capturado el último inca de la dinastía Vilcabamba Túpac Amaru. Los últimos pobladores que quedaban abandonaron Piccho sistemáticamente; la ciudad entera con sus plazas, templos, y demás edificaciones fue siendo escondida poco a poco por la naturaleza.

La Ciudad de Machu Picchu, tuvo apenas un siglo de vida, en una época en la que se libraba una cruenta guerra civil entre Huáscar y Atahualpa. Los miembros de la panaca del inca Pachacútec (fallecido 50 años antes) abandonaron por completo Machu Picchu. En 1532 el imperio terminaría por destruirse, los mitayos abandonaron la ciudad, y la tupida vegetación infesto el lugar, lo que posiblemente haya hecho, que el lugar pasara desapercibido para los españoles.

 

¿Por qué Pachacútec construyo Machu Picchu en este lugar?

Podemos concluir, que el interés de Pachacútec por edificar una ciudad así, en un lugar como este, responde a que quedó admirado por el lugar, un ambiente exuberante rodeado de belleza natural y apus (montañas sagradas), que podía servir como puesto de control y colonización de un Imperio que crecía increíblemente rápido, actuando como una entrada al Antisuyo, desde el corazón del imperio; además que la zona le daba acceso a importantes productos que solo podían ser conseguidos en la selva; como la coca.

Quizá la razón más importante, fue que Pachacútec se enamoró del lugar, y esto sigue sucediendo con millones de personas que visitan Machu Picchu.


Por Boleto Machu Picchu – Ultima actualización, 16-10-2015

 



Chat now